¿Qué hacer con el estreñimiento en los recién nacidos?

Publicado en05/02/2020 1048
Favorito0

Se puede definir el estreñimiento como una alteración patológica, que impide la frecuencia de las deposiciones y hace que se realicen con esfuerzo y dolor. Esto ocurre porque en los primeros meses de vida aún no han logrado controlar el esfínter anal, además que su intestino no ha madurado lo suficiente. De igual manera se debe tener presente que no siempre que el bebé deje de realizar sus deposiciones, quiere decir que exista un problema o que sufra de estreñimiento.

A partir de los 0 a 3 meses de vida, puede realizar sus defecaciones varias veces al día o solo una vez, después de los 3 meses puede aumentar, siendo mucho más frecuente, algunos bebés pueden defecar después de cada toma.

Es necesario conocer los procesos intestinales del bebé y así mismo observar a diario como asimila la leche que se le da a consumir. Por ejemplo, el lactante que se alimenta de leche materna tiene unas ventajas específicas, puesto que ayuda a prevenir el estreñimiento permitiendo la maduración del intestino de forma progresiva, estimulando el desarrollo de bacterias sanas que permiten la retención del agua y que ayudan a que las heces se ablanden facilitando la defecación.

Si el bebé consume leche artificial, puede presentar algunos inconvenientes en su asimilación, haciendo que el movimiento intestinal disminuya y que las deposiciones tengan un color verdoso y espeso.

Para identificar si el bebé tiene estreñimiento, se debe tener claro el concepto, puesto que no siempre es la demora en la defecación, sino que también es el esfuerzo que presenta el niño al realizar una deposición, además su consistencia es dura y le causa dolor. Parte de su sintomatología es la manifestación de cólicos, estómago endurecido, dolor, recogimiento de piernas y llanto constante, por la tensión del dolor, el ano se contrae aún más haciendo mucho más difícil la defecación.

¿Qué puedo hacer en casa cuando se presenten los síntomas?

- En estos casos el porteo es una muy buena opción, ya que el estar en posición vertical le ayudará aliviar los cólicos, se recomienda que las piernas estén un poco flexionadas, para que el ano se relaje y pueda expulsar los gases con facilidad, ayudando también a la defecación.

- El darle algunos masajes suaves en círculos pequeños desde el ombligo y luego pasar por todo el estómago en dirección de las manecillas del reloj, será una forma efectiva de aliviar el dolor y relajarlo.

- Un baño de agua tibia puede ayudar también a relajar al bebé, puede acompañarse de masajes en el estómago y ejercicios donde suavemente se recojan y estiren sus piernitas de forma continua por algunos segundos.

Si después de varios días no logra defecar y presenta los síntomas antes mencionados, es mejor consultar con el pediatra de cabecera para el debido tratamiento y para determinar cuáles pueden ser los causantes de la demora en la defecación y si hay necesidad del uso de supositorios.

Productos relacionados

Ajustes

Menú

Crear una cuenta gratuita para guardar tus favoritos.

Registrarse