La música en los bebés, tiene efectos sorprendentes en el ser humano al ser escuchada, pero a la hora de dormir el género de música puede ser fundamental para un buen o mal descanso y más en los bebés.

En esos momentos donde los pequeños no pueden conciliar el sueño en las noches o se despiertan con facilidad, la música es ideal como apoyo para su descanso, teniendo la posibilidad de generar hábitos en ellos para que hagan de la música parte de sus actividades generales.

Se ha escuchado por mucho tiempo que la música clásica es la ideal para relajar a los niños y ayudarlos a descansar mejor, ya que esta mantiene un ritmo de 60 unidades de tiempo por minuto que va acorde a los latidos del corazón, siendo efectiva para el descanso y también para realizar tareas que tengan que ver con la concentración y la creatividad. 

Aquí intervienen ondas que van relacionadas directamente con el cerebro, como las ondas alfa que son producidas cuando los bebés se encuentran en estado de calma, o las thetas que son activadas durante el sueño o momentos de creatividad.

[Como bañar al bebé paso a paso haciendo click AQUÍ]

Parte de los beneficios de la música en el cerebro es cuando se produce la liberación de dopamina, que estimula el circuito subcortical del sistema límbico, que ayuda al buen comportamiento, la cognición, el aprendizaje y potencializa las funciones cognitivas.

Esto quiere decir que, al usar la música clásica en los niños como método para dormir, también se está interviniendo como método estimulante para el desarrollo integral, beneficiándolos para su futuro con todo lo que tiene que ver con el aprendizaje y la concentración.

La música, es una herramienta que les permite tener un equilibrio emocional, brindándoles mayor tranquilidad.

Para este proceso se pueden recomendar algunos autores, donde según expertos, por medio de sus composiciones, traen mayores beneficios, como Beethoven, Vivaldi y Mozart, que contienen perfectas canciones para dormir a los bebés

Las recomendaciones que se pueden dar, para el uso de la música como una herramienta estimulante de descanso y relajación, es preparar ambientes adecuados antes de acostarlos.

Poner música con unas luces tenues, acompañadas de un buen masaje antes de dormir les ayudara a relajarse y a conciliar con más facilidad el sueño. La música se puede colocar antes de que se acuesten como un anuncio que es la hora de ir a la cama a descansar, estas acciones de forma repetitiva crearan un hábito de sueño en los pequeños, basado en horas específicas, así cuando crezcan no se tendrá la necesidad de llamarlos a la cama a toda hora, solo colocando las canciones que se escuchaban de bebés, sabrán que debe ir a dormir.

La música es un factor conciliador y regulador físico, que mejora la oxigenación de la sangre, además logra reducir la frecuencia cardiaca, relajándolos, haciendo que dejen al lado lo que esté pasando a su alrededor, enfocándose solo a lo que están escuchando, hasta lograr conciliar el sueño.