Miedo al parto: síntomas y tratamiento

Publicado en26/04/2021 1788
Favorito0

En la vida de muchas mujeres, el embarazo y el parto son experiencias muy importantes. Y, aunque sean momentos de alegría, también pueden causar depresión y ansiedad, entre otras cosas. A continuación, hablaremos sobre el miedo al parto: ¿qué es?

 

Me preocupa el parto. ¿Es normal?

Las mujeres suelen preocuparse por el inevitable dolor del parto, así como del riesgo de que algo salga mal. Estos son problemas comunes a los que se enfrentan, en cierta medida, casi todas las mujeres embarazadas.

Es posible que estés nerviosa o tengas miedo de dar a luz. Esto es muy habitual. El embarazo y el parto son experiencias vitales importantes; si experimentas estas emociones, no seas demasiado dura contigo misma.

 

Tokofobia o miedo extremo al parto

La Tokofobia es el miedo extremo, y puede ocurrir durante cualquier embarazo. Algunas mujeres la desarrollan a los veinte años o incluso en la adolescencia. No es habitual, pero tienen tanto miedo a dar a luz que pueden negarse a ello, aunque, por otro lado, deseen desesperadamente tener al bebé. Una sólida aversión al parto también puede influir en su decisión sobre cómo dar a luz al bebé.

 

Síntomas

El miedo psicológico y extremo al parto, puede que sea el aspecto más significativo, aunque cabe decir que no es el único. Algunos de los indicios se correlacionan con enfermedades como la depresión y la ansiedad, lo que conlleva alteraciones en muchos aspectos del día a día, como el sueño, la dieta o el estado de ánimo general.

Los siguientes síntomas son una muestra de posibles indicios que denotan que se sufre este miedo al parto.

-         Los problemas de salud mental ya expuestos: la depresión y la ansiedad.

-         Cambios de humor constantemente y sin razón aparente.

-         Variaciones en las sensaciones e impresiones propias, tales como náuseas, malestar corporal, disminución del apetito o de la libido y falta de interés por los hobbies y actividades o acciones que resultan agradables.

-         Pesadillas o insomnio de forma persistente.

-         Búsqueda de formas y excusas para retrasar o impedir la concepción a pesar del deseo de tener hijos.

-         Intento de realizar el parto a través de intervención por cesárea sin un motivo o justificación médica.

 

¿A qué se debe le miedo al parto?




El miedo al parto puede estar debido a una serie de factores tanto internos como externos que condicionan las sensaciones e impresiones de la madre sobre el acto de dar a luz. Algunas de ellas, las que creemos que pueden ser un detonante claro y que pueden llegar a conducir de forma común a este miedo, son:

 

-         Percepción que se tiene del parto

Siempre hemos visto películas y programas de televisión en los que se puede ver una escena que trata el parto. Y, siempre, la forma es la misma: una mujer rompe aguas, grita agónicamente y, finalmente, da a luz al bebé, todo esto se desarrolla en un ambiente cargado de gritos, sudor y lágrimas por todos lados. Estos son aspectos que pueden conducir a que muchas mujeres vean el parto como una experiencia traumática y nada agradable. Además, por lo general, no faltará gente que, al quedarte embarazada, no te relate experiencias personales o de algún conocido que te hagan pensar el parto como duradero, duro y sufrido (sobre todo, el primero parto); lo cual, no ayuda.

-         Una pérdida o experiencias negativas anteriores

Si algo salió mal en el pasado, como un aborto espontáneo, un parto de mortinato o una cesárea de urgencia, puede que se despierte un cierto miedo y rechazo a un próximo parto.

-         Complicaciones durante el embarazo

También puede ser que esa experiencia negativa de la que hablábamos antes, no se haya producido en embarazos anteriores, sino que, a lo mejor, es la que se está produciendo en el presente embarazo a causa de complicaciones en el proceso de gestación. Por ejemplo, ser diagnosticada con una enfermedad hará que el embarazo sea menos emocionante y aumentará la probabilidad de que algo vaya mal durante el proceso del parto. Estas complicaciones pueden ser peligrosas y causar problemas durante el parto, pero no tienen por qué serlo.

 

¿Crees que tienes miedo al parto?

Si crees que tienes miedo al parto y quieres vencerlo, te proponemos que hagas lo siguiente:

-         Crear un plan de bienestar

Empieza a informarte sobre qué sientes y qué tipo de cuidados puedes necesitar durante y después del embarazo. También puede ayudarte comunicar tus sentimientos a tu pareja, familia, amigos o, incluso, especialistas en la materia como el ginecólogo.

-         Intervención terapéutica

Otra opción para minimizar el posible miedo sufrido es a través de la intervención terapéutica. Cabe apuntar que la TCC (Terapia Cognitiva Conductual), la psicoterapia y la terapia de exposición, también pueden resultar beneficiosas en el tratamiento de fobias y otros trastornos relacionados con la ansiedad.

-         Medicamentos

Los medicamentos también pueden ser una forma para combatir la desregulación emocional, la ansiedad u otros trastornos psicológicos, ya sea combinados con métodos terapéuticos o no.

 

Aunque es poco frecuente, el miedo al parto puede tener un efecto importante en la vida de una mujer. El apoyo y la terapia adicionales pueden aliviar la ansiedad de las mujeres en torno al embarazo y el parto, permitiéndoles controlar las complicaciones y disfrutar de un embarazo estable y una experiencia de parto agradable.

 

 

 

Productos relacionados
Artículos relacionados
Dejar un comentario
Deja su comentario
Por favor login para publicar un comentario.
Cerca
Haga clic para más productos.
No se encontraron productos.

Ajustes

Menú

Crear una cuenta gratuita para guardar tus favoritos.

Registrarse