Mi hijo no habla solo grita ¿qué hago?

Publicado en31/01/2020 941
Favorito0

Algunos niños tienen como costumbre comunicarse en un tono de voz elevado, lo que lleva a los padres a asumir si las razones son causadas por problemas de tipo auditivo o dificultades en su lenguaje. Pero este puede tener varios causantes.

¿Razones?

La edad puede ser el principal motivo, siendo este el más importante ya que según estudios de 0 A 6 años los niños presentan dificultades para modular la tonalidad de su voz producto de la edad, la exaltación frente a los diferentes cambios emocionales que presentan constantemente conlleve al mal genio y a gritar de forma desarticulada, esto con el fin de dar a conocer de algún modo lo que sienten y la forma como interpretan sus sentimientos.

El segundo causante puede deberse a que los adultos con los que convive los niños, manejan un tono de voz elevado constante, los llamados de atención a todo pulmón, las expresiones de los padres al querer orden en casa, llevan a un estrés emocional que causa que se alce la voz, si esto ocurre se debe pensar que los niños siempre querrán imitar los comportamientos de los padres, sus acciones, manías, hábitos son formados desde casa.

Si en casa la música está muy alta o la televisión, obliga a los niños a esforzarse para ser escuchados, moldeando su comportamiento poco a poco, formando hábitos y expresiones comunicativas poco adecuadas basadas en su necesidad de atención, conllevándolos a asimilar que gritar o levantar la voz es la única forma de ser escuchados y tener atención de quien lo solicite.

También pueden hablar en un tono de voz alto, debido a los cambios emocionales en los que se enfrentan a diario, entre ellas las emociones abrumadoras, como el miedo, tristeza y rabia.

Es necesario lograr identificar que ha llevado a los niños a tomar estos hábitos y así crear un plan de trabajo donde involucre procesos que generen cambios de comportamiento, incluyendo en las actividades respiración, ampliación del vocabulario emocional, manejo de emociones, y ejercicios que permitan la modulación adecuada del tono de voz, este trabajo debe partir desde la paciencia de los padres para ejecutar de forma adecuada los procedimientos con acompañamientos que permitan lograr los objetivos esperados.

Se debe proyectar a los niños a entender las circunstancias donde se les pide que hagan silencio, valorando antes de pedirlo si su edad está acorde para exigirle comportarse de una manera en la que no saben cómo hacerlo, por ejemplo, si un niño tiene dos años, se debe tener en cuenta que están en su etapa de exploración y desarrollo de lenguaje, aspectos que deben relacionarse antes de corregirlos.

Los padres deben aprender a modular la voz, el tono de voz calmado será un ejemplo para ellos, dándoles la posibilidad a los niños de expresarse con la tranquilidad de sentir y saber que van a hacer escuchados. Manejar turnos de palabras, mejora la comunicación en casa y les ayudará a tener respeto al hablar con los demás.

La calma en los padres será el medio para mejorar la forma como se comunican los niños, tal vez sea un proceso a largo plazo, pero debe ser continuo, siendo un trabajo de padres e hijos.

Productos relacionados

Ajustes

Menú

Crear una cuenta gratuita para guardar tus favoritos.

Registrarse