Estrategias y técnicas de PNL en los niños

Publicado en17/06/2020 1328
Favorito0

En este post hablaremos sobre una herramienta eficaz que les permitirá a los niños desarrollar habilidades superiores para el logro de grandes metas, proyectándolos a ser niños con gran éxito en la vida.

La programación neurolingüística (PNL), es conocida, como el poder que tiene la palabra en la parte cerebral de los niños, lo que pronunciamos y les comunicamos a diario, definitivamente tendrá un gran efecto en los patrones de comportamiento de nuestros hijos. Por eso el buen uso de las palabras y una adecuada comunicación, tendrán un efecto positivo en la autoestima y en los procesos generales de aprendizaje.

La PNL consiste en usar estrategias de enseñanza que conllevan al mejoramiento de las neuronas ante la percepción y el aprendizaje del lenguaje. Las palabras usadas de forma positiva, llevan a los niños a tener reacciones adecuadas ante diferentes situaciones permitiéndoles tener una perspectiva de vida más positiva. Las palabras que se les transmite a diario son las que construyen sus pensamientos, por esto la importancia de tener cuidado con lo que les decimos, su mente procesa toda la información que se les envíe, conservándola en su memoria e influyendo en su personalidad y carácter.

Dentro de los principios básicos de la programación neurolingüística, está el destacar los aspectos positivos de los niños centrándonos más en sus fortalezas y habilidades. La vinculación de juegos en estos procesos, serán la mejor forma de fomentar valores y de aplicar las técnicas adecuadamente.

Algunas estrategias que consideramos pueden ser las más importantes para darle uso al PNL son:

Hablar y afirmar positivamente: Dentro de esta técnica está el lenguaje asertivo, las palabras que se le envíen a los niños crearán una proyección mental en ellos de lo que son y de su entorno, las afirmaciones deben estar basadas en lo que queremos lograr en los niños.

Por ejemplo, Eres un niño muy inteligente, si estudias un poco más para tu examen, tendrás muy buenos resultados.

Eliminar la palabra NO: Cada vez que se les envíe una instrucción a los niños, se debe eliminar la palabra “NO” ya que suele no ser asimilada por el cerebro, impulsando al niño a hacer lo que se le había pedido que no hiciera. Al decirle “no hagas eso” se le provoca el sentido de la curiosidad y más querrá hacerlo.

Ejemplo, en vez de decir “no cojas el florero que puede romperse”, es mejor “que tal si jugamos con el balón que es más divertido”.

Hablarles con amor al querer enseñarles una rutina: Al enseñarles, se debe intentar hacerlo de forma cariñosa, ya que de esta manera tendrá un mayor impacto en el aprendizaje del niño. Si decimos: “lávate las manos”, en forma de orden, el estímulo que se le está generando es negativo y siempre que tenga que lavarse las manos será aburrido o no querrá hacerlo.

Hablarles mientras duermen: Cuando los niños estén durmiendo, se recomienda hablarles en voz baja y de forma amorosa.

Ejemplo: “eres un niño muy obediente”, “te amamos mucho”, “eres muy importante para nosotros”, “eres muy inteligente”, evitando incluir el “NO”.

Al realizar esta técnica mientras duermen, el subconsciente recibe esta información, programando al niño a lograr metas como el tener buen comportamiento, amar a sus padres aún más, ser obedientes, entre otras cosas. Es importante que este ejercicio no vaya acompañado de besos ni mimos, puesto que se producirá el efecto contrario, el consentimiento al dormir genera en los niños comportamientos caprichosos y rebeldes.

Productos relacionados

Ajustes

Menú

Crear una cuenta gratuita para guardar tus favoritos.

Registrarse