A pesar de que ha pasado muy poco tiempo de su nacimiento, a esta edad ya se pueden contemplar cambios, donde serán notorios algunos comportamientos y conductas diferentes que lo caracterizarán.

El desarrollo del bebé a los 2 meses, su crecimiento y aumento de peso no se puede ignorar ya que a esta edad puede aumentar hasta un kilo más, de igual manera se verá mucho más grande, el bebé puede aumentar en su talla hasta 3cm de medida.

Sus músculos se están haciendo mucho más fuertes, si se voltea boca bajo podrá levantar su cabeza sosteniéndola solo por unos segundos, logrando apoyar sus brazos con un poco de firmeza. El bebé moverá sus manos y pies, aunque aún no controle bien sus movimientos y se le verá muchas más fuerzas al mover sus extremidades.

Si se detalla sus facciones, su cara y ojos están más expresivos, regalando pequeñas sonrisas como muestra de algunos reflejos dados ante alguna emoción que tenga el pequeño o una tonalidad de voz escuchada que le agrade, especialmente la voz de sus padres y familiares.

Aquí empieza a pronunciar pequeños ruidos con sus labios y balbuceos, está más atento a los sonidos o ruidos que escucha, sacudiendo las manos y los pies de forma agitada pero tranquila, dependiendo del tipo de sonido.

 Su parte visual estará más desarrollada, seguirá objetos en movimientos de lado a lado, a una distancia de 20 cm. Edad perfecta para estimular el seguimiento visual por medio de sonajeros que se muevan de izquierda a derecha, esto ayudará a agudizar la capacidad de enfoque del niño.

También los cambios se verán reflejados en su sueño, será muy normal que dure despierto por mucho más tiempo haciendo las jornadas de cuidado un poco extenuantes para los padres, en la noche dormirá mucho más que de día, pero se despertará varias veces en la noche para comer.

En su área de alimentación, ha mejorado la succión considerablemente, pues identifica por instinto la toma que debe realizar por cada pecho, demorando en cada uno solo 10 minutos por cada toma, de igual manera la producción de leche de la madre se ajustará a las necesidades alimenticias del pequeño.

El niño va creciendo y está avanzando en su desarrollo, lo que hace indispensable tener los cuidados pertinentes, como tener las vacunas al día, darles baños de sol a diario tratando de que no sean en horas entre 11 am a 4 pm, ya que los rayos de sol son mucho más fuertes a estas horas.

Cuando sea la noche y el bebé se duerma, siempre se debe acostar boca arriba y no ponerle ningún tipo de almohada, tener cuidado con los cobertores, que no tapen su cara y manejar una temperatura adecuada en la habitación, mejor acostarlos con sacos de dormir.

También es importante realizar visitas periódicamente al pediatra para tener control de su desarrollo y crecimiento, siguiendo las recomendaciones dadas para un mejor cuidado.