4 meses, crisis del sueño

Publicado en16/03/2020 12234
Favorito0

 

Los bebés de 4 meses aún no han desarrollado un patrón de sueño conciso, los ciclos de sueño se basan solamente en dos fases que se denominan, sueño “activo” (sueño REM) y sueño “Tranquilo” sueño no REM), estos solo duran por un periodo de tiempo de 45 a 50 minutos.

A partir de los 4 meses el cerebro del bebé inicia un proceso de restructuración y maduración, produciendo un cambio en los patrones del sueño y en los ritmos cardiacos, esta restructuración suele verse reflejada en 3 siestas en el día y un tiempo más prolongado en la noche, cambios que son reflejados más, en los tiempos de sueño y que no todos los niños pueden asimilar, denominándose, como "crisis del sueño", estas crisis generan en el niño baja posibilidad de conciliar el sueño o en tener desarreglos en los horarios habituales de dormir, manifestando irritabilidad, mal genio y llanto.

Es aquí donde será normal que quiera buscar los “apoyos del sueño” que le ayuden a sentirse reconfortado y también a conciliar el sueño, estos puntos de apoyo son el pecho, dormir en brazos o el tomar biberón, pidiéndolos cada vez más, a medida que se despierte, lo desafortunado de estos cambios, es que impiden que pueda dormir independientemente.

Si tu bebé está pasando por estas "crisis del sueño", queremos recomendarte algunos concejos prácticos para que puedan superar juntos esta etapa.

-Cuando inicien las crisis de sueño y pidan los apoyos de sueño antes mencionados, es importante que al inicio se acceda, dándole lo que requiere, recuerda que es una crisis de edad que necesita ser atendida y comprendida pacientemente, de igual manera, estos apoyos de sueño se pueden ir retirando poco a poco a medida que el bebé vaya adaptándose a los nuevos horarios y vaya superando la crisis.

-Es importante no crear nuevos apoyos de sueño adicionales, ya que esto, puede generar una dependencia en el bebé, que puede repercutir en problemas de sueño y afecciones emocionales de dependencia.

-Se debe estar atento a las señales de sueño que empiece a mostrar el bebé, recuerda que su cerebro está en etapa madurativa, cada cambio que veas será un indicio que está superando la crisis o no.

-Los bostezos, si se pone inquieto, si realiza un flote en sus ojos con sus manos, es una señal que quieren dormir, lo que hace importante atender a la necesidad de forma inmediata. No es recomendable prolongarle el tiempo para acostarlo, ya que esto solo repercutirá en aumentar su irritabilidad, o por el sobre cansancio, le sea mucho más difícil dormir en la noche.

-Seguir una rutina de horarios es importante, pero es necesario se flexibles cuando se requiera. Establecer hábitos es clave para que los niños crezcan saludables y adquieran mayor seguridad en la realización de sus rutinas.

-Para ayuda de este proceso, se debe asegurar que el niño se esté alimentando bien La curiosidad de los niños con el mundo que los rodea hace que se distraigan y no realicen bien sus tomas de leche, el tener horarios establecidos de alimentación y darles de comer antes de acostarlo a dormir, hará que el bebé no tenga que despertarse a media noche por más comida.

-Tener paciencia, el niño está presentando muchos cambios que ni el mismo entiende, posiblemente necesite uno o dos meses para que su sueño se estabilice.

Los cambios que los niños a los 4 meses presentan y se deben tener en cuenta son:

-Cambios en la disminución del sueño REM o sueño activo.

-Aumenta el sueño no REM, que es el sueño profundo.

-Aumentan los ciclos de sueño en la noche y se reducen la cantidad de siestas en el día.

-Producción de melatonina, hormona que ayuda a la regulación sueño-vigilia.

- Se reduce el número de siestas diurnas.

-Inician con el aprendizaje de diferenciar el día y la noche

 

Productos relacionados

Ajustes

Menú

Crear una cuenta gratuita para guardar tus favoritos.

Registrarse